La tecnología no es vital en la educación